Inicio / NACIONALES / “La calle es de las pibas”: cánticos, bailes y la sensación de una victoria

“La calle es de las pibas”: cánticos, bailes y la sensación de una victoria

Mientras los senadores exponían sus argumentos a favor o en contra del proyecto de ley de legalización del aborto, miles de mujeres alzaron alzan su voz frente al Congreso. Las adolescentes fueron las protagonistas, pese a la inminente derrota.

“En la calle ya es ley”, dice María de 16 años. Es la frase que más se escucha cuando cae la noche en el lado verde de la Plaza de los Dos Congresos. Adentro, en el Senado, los números ya están planteados: 38 senadores en contra y 31 a favor. Sin embargo, siguen llegando grupos de mujeres, que bajo la lluvia y el frío de Buenos Aires esperan la votación.

Las protagonistas son sin dudas las adolescentes. Chicas de entre 13 y 20 años, con el glitter verde de sus mejillas corrido por la lluvia, cantan, bailan y se abrazan esquivando paraguas, entre el humo de las parrillas que se instalaron sobre la avenida 9 de julio. Coparon las calles desde temprano: de 9 de Julio hasta Riobamba, de Corrientes hasta más allá de la Avenida de Mayo. Pese a que intuyen que no saldrá la ley esta noche, no se mueven del lugar.

Mientras en las pantallas ubicadas en Bartolomé Mitre y Rivadavia el diputado Juan Carlos Romero, del PJ Salteño, habla sobre el “respeto y la dignidad de la mujer”, se escucha en un costado a un grupo de adolescentes de 14 años que canta:”Aleeerta! Alerta que camina! Mujeres feministas por las calles de Argentina!”. Luli, una de ellas, cuenta a minutouno.com que está desde las 4 de la tarde y que no se va a ir hasta que se vote. “Aunque no salga, hoy ganamos”, asegura. Su amiga Mechi que lleva una remera que dice “mi cuerpo, mi decisión”, asiente.

Un grupo de chicas comienza a cantar el “arroz con leche feminista”, comienzan una ronda y se suman muchas otras. “Yo quiero encontrar una compañera que quiera soñar, que crea en sí misma y salga a luchar por conquistar sus sueños de más libertad”, grita una joven con un megáfono en el centro de la ronda. Se suman otras 10 chicas de entre 15 y 18 años, y… “valiente sí, sumisa no. Feliz, alegre y fuerte ¡Te quiero yo!”. Al terminar todas llevan su mano a la boca y hacen un aullido como de guerra.

Ya son 10 las horas de debate en el recinto. Una batucada de mujeres sonriendo llega por Cerrito. Unas adolescentes con pelucas verdes que estaban sentadas resguardándose de la lluvia bajo un techito de un cajero, pronto se levantan y se ponen a bailar. En la esquina un hombre grita “amigues, tenemos pañueles”. Totalmente mojados, éstos cuelgan de una reja, hay verdes, violetas y naranjas. Hernán, de 15, le dice a su amiga Paula: “Le llevo uno a mi vieja, el de separar la Iglesia del Estado le va a gustar”.

Sobre la Av. de Mayo, llegando a Montevideo, se agolpan más “verdes” . Algunas de las banderas y pasacalles que colgaron las organizaciones sociales desde el martes comienzan a deshilacharse por la lluvia. “Sin aborto Legal no hay Ni una menos”, “saquen sus rosarios de nuestros ovarios” y “Hoy hace falta la Agencia Télam”; “Sobre mi cuerpo decido yo”, son algunas de las consignas que se ven. Desde el escenario principal agitan a favor del aborto legal, las presentes levantan los puños y cantan.

“Aborto legal, en el hospital”, entonan una y otra vez decenas de miles de mujeres de pañuelo verde, frente al Congreso argentino.

Las chicas de Macumbias, una banda de mujeres feministas de Tucumán, que tocaron en la tarde, cuentan que recorrieron más de 1000 kilómetros para “estar porque la lucha es en la calle, la presión es acá, ya no pueden ignorarnos. La calle es de las pibas”.

Desde la Avenida se puede ver algo de la manifestación azul. Entrada la noche ya no parece ser masiva. Más hombres que mujeres cantan por “las dos vidas”. Sobre Montevideo llega un grupo de jóvenes con una virgen.

En el corredor de carpas verdes, Raquel Vivanco, coordinadora nacional de la Mumalá, asegura que “la calle es nuestra. Los senadores tendrán que explicarle a estas mujeres por qué votan en contra de sus derechos. Negarselos y negar esta movilización popular es no entender las demandas de la sociedad. Tarde o temprano la marea feminista los va a pasar por encima”.

El debate sigue dentro del Congreso. Ya se acercan los cierres de cada bloque y en pocas horas se sabrá el resultado de la votación. Pese a que se avecinaba la derrota en la calle la sensación es de victoria.

Compruebe también

Los bancos deberán devolver un cargo que cobraron durante años en las tarjetas de crédito

Era una comisión de entre el 5 y el 10%, que se aplicaba cuando los …

Misterio en Paraná: encontraron un cuerpo amordazado flotando en el río

Estaba atado, vestido y con las botas de lluvia puestas. Montaron un operativo en la …

Dejanos tu comentario